5 Sencillos pasos para eliminar la PROCRASTINACIÓN de tu vida para siempre (No creerás lo que pueden hacer estos hábitos por ti)

Procrastinación

Nos hemos acostumbrado a esperar hasta el último momento para hacer lo necesario. Como cuando comiendo sentimos un leve dolor en el diente, al ser momentáneo, no le prestamos atención.

Luego, 7 días después lo volvemos a sentir, pero aún es soportable. En nuestra mente consciente sabemos que debemos ir al dentista, pero nuestro hábito nocivo de esperar hasta el último minuto controla nuestro subconsciente, dominando así nuestra vida.

No es sino hasta que no podemos comer, dormir o siquiera pensar, que elegimos ir a una cita con el odontólogo. En este punto, lo que pudo haber sido una simple caries, se transformó en un tratamiento de conducto en el que debemos pagar 3 veces más.

Postergar, es perder dinero.

Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, o en su defecto, dejar para más tarde lo que puedes hacer ahora, es un lujo que la mayoría de personas no se puede costear. Solo alguien millonario, que no dependa de nadie, puede decirse a sí mismo: “Mañana lo hago”, lo impresionante es que alguien que aprendió cómo construir riqueza, rara vez posterga.

Nadie se construye a sí mismo evitando lo necesario.

¿Cuál es la mejor manera para romper la procrastinación y ser más productivo?

Hábitos para vencer la pereza
  1. ESTABLECE CONSECUENCIAS: ¿Decidiste hacer ejercicio 40 minutos al día por los próximos 30 días? Esto es muy fácil de postergar. A menos que tengas obesidad mórbida, no hay castigos claros que te obliguen a mantener tu promesa más allá del golpe a tu autoestima por no cumplirte. Aunque esto debería ser suficiente consecuencia para la mayoría, he aprendido que no es así. Las personas se dan estos autogolpes emocionales a diario. Desde lo que comen, hasta las amistades que se permiten. La consecuencia más severa que he podido encontrar para forzarnos a salir de nuestra zona de comodidad es arriesgar dinero. Coloca 100 dólares, o cualquier monto que te duela, en las manos de un amigo o familiar y dile las palabras: “Si dejo de entrenar más de dos días seguidos durante los próximos 30 días, este dinero es tuyo”. Haz esto con cualquier meta que tengas.
  2. LIMPIA TUS ESPACIOS: Es raro ver a alguien organizado tanto en su vida personal, como en su vida profesional, haciendo de la procrastinación un hábito. Claro que lo hacen, todos lo hacemos, la diferencia es que alguien consciente de la limpieza en su entorno tiene más claridad mental impulsándolo a ser más consciente de sus decisiones. Limpia tu hogar, tu oficina, tu habitación, tu vehículo y todos tus dispositivos electrónicos. Coloca cada cosa en su lugar y deshazte de lo innecesario. Reducir la desorganización, reduce la procrastinación.
  3. DESPIERTA 30 MINUTOS MÁS TEMPRANO QUE TU HORA HABITUAL: Esto lo puedes hacer colocando las alarmas que sean necesarias hasta que te acostumbres. El propósito de esto es moverte poco a poco fuera de tu zona de comodidad hasta que te aprecies con otros ojos. Baja autoestima es en gran parte la razón por la cual procrastinamos en exceso. No creemos necesario lo que vamos a hacer, así que lo dejamos para mañana o para un lunes que nunca llega. Quien se valora a sí mismo considera que todo lo que hace tiene propósito. Despertar temprano es una técnica aceptada a nivel mundial para tener una mejor actitud personal durante el día. Hacerlo de forma constante, te permitirá tomar otro tipo de decisiones.
  4. NO COMAS COMIDA CHATARRA POR LOS PRÓXIMOS 7 DÍAS: Somos lo que comemos. Nuestra energía, capacidad mental y hasta nuestro valor personal, está atado a nuestra alimentación. Una persona que come bien, toma agua y elimina el azúcar añadida de su dieta, se acercará a su mejor versión. Comer justo antes de dormir, no es la mejor manera para despertar motivado. Mientras haces el trabajo real de ir a un nutricionista, concéntrate en eliminar la comida que sabes no te beneficia. Tu sentido común es tu aliado, úsalo.
  5. NO DIGAS NADA NEGATIVO EN TU CONTRA: Aun cuando puedas pensar: “Soy flojo”, “no soy constante”, “nunca alcanzaré mis metas”, etc. No lo digas. Habla lo contrario a tus pensamientos negativos. Si tu mente te dice: “No puedo”, expresa las palabras “sí puedo”. Procrastinamos en gran parte por contar con una identidad destruida. Rara vez las personas cuentan con alguien que los animó a creer más en sí mismos. Lo que sí es normal, es criticarnos al punto de autodestrucción ¿Quién va a ser determinado con este equipaje mental? Debemos pelear. No repitas tus pensamientos negativos, anúlalos proclamando lo contrario aun cuando no lo creas. Escucharlo a diario con tus propias palabras creará la confianza que necesitas.

Procrastinar es el resultado de nuestra escasa convicción personal.

Ser más productivo

Pocas personas han tomado la decisión formal de ser diferentes al mundo que los rodea. Quienes lo hacen, logran superar adversidades, pobreza y hasta un pasado destructivo. Cuando creas que no puedes hacer algo, siempre podrás encontrar a alguien en una peor posición que la tuya, creyendo en sí mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *